¿Qué es Coaching Ontológico?

El Coaching Ontológico es una disciplina que se basa en un paradigma diferente para interpretar a los seres humanos, su modo de actuar, establecer relaciones y alcanzar objetivos. Postula que el lenguaje no solo describe la realidad sino que la genera. Convirtiendo al lenguaje en una poderosa herramienta de transformación y creación personal u organizacional.
El Coaching Ontológico es una dinámica de transformación mediante la cual las personas y organizaciones se revisan, desarrollan y optimizan sus formas de estar siendo en el mundo. Con la intención de generar una nueva mirada que permita el descubrimiento de acciones y posibilidades. El coach ontológico no le dice a las personas lo que tienen que hacer, no presiona, ni aconseja, ni recomienda, sino que explora, hace preguntas, ofrece interpretaciones generativas, desafía respetuosamente sus modelos mentales. También acompaña en el diseño de acciones que faciliten el acceso a los resultados buscados. 

¿Para qué sirve el Coaching?

coaching en tandilEl ser humano es comprendido desde el coaching como la interacción entre su lenguaje, cuerpo y emoción. Sirve para que el cliente logre resultados extraordinarios o que por sí solo no está pudiendo alcanzar. Así el coaching nos acerca a nuestros recursos y la propia capacidad de intervenir para tener mayor bienestar y efectividad en el logro de los objetivos que nos importan.

Un coach no aconseja ni da soluciones, ayuda a aprender en lugar de enseñar. Un coach indaga, ayuda a reinterpretar y diseñar acciones que reduzcan la brecha entre el estado actual y el objetivo. El trabajo del coach es acompañar al cliente a través de conversaciones y herramientas para la reflexión y el logro de objetivos.

¿En qué se aplica el Coaching?

En cualquier área de la vida personal, laboral, académica, organizacional en la que se pretenda alcanzar un objetivo extraordinario o que no se está pudiendo alcanzar.
En un proceso de Coaching Ontológico el crecimiento ocurre en el dominio del Ser, a través de un aprendizaje transformacional que cuestiona con respeto los modos tradicionales de interpretar. En ese aprendizaje las personas y los equipos interrumpen sus patrones de comportamiento habituales, generando competencias emocionales, del hacer, del pensar y de la comunicación.